Reseña de ‘Los relojes tienen un horario que cumplir’ en ‘Reseñalia’

«A lo largo de los años he oído en muchas ocasiones frases del tipo: “la ciencia no emociona”, “la divulgación científica no tiene pasión”, sin embargo, con este libro no cabe ninguna de esas afirmaciones. Sin perder un ápice de rigor e interés en la exposición, Azuquahe nos adentra en el lado más humano de ese difícil triángulo que forman médicos, cuidadores y pacientes que sufren algún tipo de demencia.

Tras un excelente prólogo de Javier Burgos, el libro va recorriendo de forma somera pero estricta qué son las demencias, qué funciones cognitivas se ven afectadas y cómo afectan estas alteraciones al paciente y a su entorno. Una lectura corta, sencilla, comprensible pero, sobre todo, emocionante».

Continuar leyendo…