Jot Down y Next Door se unen para hablar de mujeres y ciencia

Ilustración de cubierta: Íñigo Saldaña «Realidades Imaginarias» Diseño y composición: Laura Singular

Ilustración de cubierta:
Iñigo Saldaña
«Realidades Imaginarias»
Diseño y composición: Laura Singular

No volveré a mirar hacia la Luna de la misma manera. La obra de Daniel Roberto Altschuler y Fernando J. Ballesteros me ha descubierto la íntima relación que guarda nuestra sociedad con el fastuoso satélite, la forma en la que nuestra historia se refleja en su superficie. La nomenclatura de los accidentes selenográficos conduce a un análisis necesario e incómodo: de las 1586 personas honradas con un nombre de cráter, únicamente 28 son mujeres y en su mayoría pertenecen a Europa y EE. UU. Es evidente que debería haber mayor cantidad de mujeres y de procedencias más diversas y, como editora, me gustaría creer que este libro puede contribuir a ello. Conocer sus vidas puede servir como fuente de inspiración para luchar por un mundo más justo.

Con Las mujeres de la Luna, Jot Down Books y Next Door Publishers se unen para hablar de mujeres y ciencia. Este título inicia la colección de divulgación científica El Café Cajal —que tengo el privilegio de dirigir— y contiene los principales elementos que la definen: aprendizaje, reflexión, belleza e incitación a la búsqueda de conocimiento. Cada una de las protagonistas os transmitirá su pasión por la ciencia, en cada una de sus historias, hallaréis logros científicos e interesantes personajes que querréis investigar. Es una obra que he leído y he releído muchas veces y que en cada ocasión me ha calado más hondo. Poder presentaros a estas mujeres a través de una obra tan excepcional como esta le da sentido a todo el esfuerzo, a nuestra labor.

Participar en el proceso de edición y convertir este magnífico manuscrito en el mejor libro posible ha sido una experiencia fascinante con muchos nombres propios. Todos ellos figuran en la página de créditos, todos ellos forman parte de esta aventura.

En primer lugar tenemos a los autores Daniel Roberto Altschuler y Fernando J. Ballesteros, dos reputados astrónomos y divulgadores con una sólida carrera literaria a sus espaldas que no solo nos ofrecieron su escrito, sino que han colaborado con notables aportaciones durante todo el desarrollo de creación del libro. Daniel Roberto Altschuler Stern es catedrático del departamento de Física de la Universidad de Puerto Rico y, en 2010, recibió el Premio Andrew Gemant del American Institute of Physics (AIP) en reconocimiento a sus logros y contribuciones para llevar la dimensión humanística, cultural y artística de la física al público general. Entre sus obras se encuentran Hijos de las Estrellas (Ed. Cambridge University Press y Ed. Akal) y Extraterrestres, Humanos, Dioses y Estrellas (Ed. Equipo Sirius). En 2015 inauguró su blog (golgafrinchan.com), preocupado por el futuro de la ciencia y el daño que pueden infligir las pseudociencias y otros males. Fernando J. Ballesteros Roselló es doctor en Ciencias Físicas y jefe de instrumentación del Observatorio Astronómico de la Universidad de Valencia. Ha recibido el Premio Europeo de Divulgación Científica Estudi General de 2006 con Gramáticas Extraterrestres y el Prisma de Bronce 2016 por Fractales y caos. La aventura de la complejidad. Ha publicado más de una decena de libros, fue coautor del programa de ciencia de RNE Los Sonidos de la Ciencia y divulga, de forma regular, en prensa especializada en ello, como la revista Mètode.

Daniel Roberto Altschuler y Fernando J. Ballesteros trabajando en 'Las mujeres de la Luna'

Daniel Roberto Altschuler y Fernando J. Ballesteros trabajando en ‘Las mujeres de la Luna’

Todo libro de divulgación que aporta tantos datos como este, debe pasar por la revisión técnica de un experto que pueda cerciorarse de que no se ha escapado ningún pequeño detalle. En este caso hemos contado con el director y editor de la revista Astronomía Ángel Gómez Roldán que, a su vez, ha aportado una valiosa ayuda en tanto a la adaptación de estilo de los conceptos astronómicos. También es necesaria, en esta y en cualquier obra, una buena corrección que acabe de pulir el texto haciendo que aflore con rotundidad la voz de sus autores. La responsable de esta labor ha sido Rocío Alcañiz.

La delicadeza y elegancia de la presentación ha corrido a cargo de Laura Singular. En cuanto vimos sus trabajos, supimos que tenía ese “toque Next Door” y lo ha sabido plasmar en el diseño de los libros que formarán la colección. Se ha cuidado con esmero la elección del tipo y tamaño de la tipografía, el establecimiento de los márgenes, la elaboración de las tablas y la composición de las fotografías interiores que presenta a las protagonistas junto a sus cráteres.

La hermosura es firma de Iñigo Saldaña y su obra Realidades Imaginarias. En la ilustración de cubierta la Luna es astro y espejo. Con sus ojos de mar ilumina el recuerdo de las mujeres que dan nombre a las huellas de su piel mientras refleja nuestra propia lucha y nuestros anhelos.

El prologuista es la guinda y, como tal, figura en la cubierta. Cuando Daniel Roberto me comentó que sería José Manuel Sánchez Ron me sentí pletórica. Como amante de la historia de la ciencia, he devorado cuanto ha escrito. Es un referente de la divulgación de la ciencia que cuenta con mi más profunda admiración. Es un inmenso honor que alguien de su talla humana y científica se haya unido al proyecto.

Para acabar, mi gratitud a Ángel L. Fernández de Jot Down por pensar en nosotros cuando recibió el manuscrito, y por supuesto, a la persona que ha supervisado todo el proceso dando las directrices necesarias y el apoyo, en todo momento: la directora y alma de Next Door, Oihana Iturbide.

Por el momento, creo que puedo afirmar que he sido la lectora más afortunada, la que ha disfrutado del libro en más ocasiones, la que lleva en su corazón la memoria de las 28 mujeres. Si quieres acercarte a sus vidas como he podido hacer yo, pide tu ejemplar en Jot down y te llegará calentito de la imprenta. Mientras llega puedes descargarte este capítulo.

Feliz lectura.

 

cubiertas-trasera