Daniel Erice: «Acercando mundos»

Fotografía de Alioth Teatro para armar

Fotografía de Alioth
Teatro para armar

Cuando conocí el proyecto Alioth arte&ciencia a través de la Asociación Española de Comunicación Científica, sentí que tenían mucho en común con esta casa. Y no me refiero solo a lo más evidente, la visión integradora entre ciencias y humanidades. Lo que más me atrajo, y compartimos, es la búsqueda constante de nuevos caminos para hacer llegar el conocimiento. En Alioth tocan todos los palos, se dirigen a todos los públicos. Su compromiso social está presente en cada una de las iniciativas que llevan a cabo para «acercar mundos».

En cuanto supe de su labor, deseé mostrárosla y agradezco mucho a su responsable Daniel Erice que nos haya permitido hacerlo de la mejor manera posible: con sus propias palabras.

Daniel, como impulsor de Alioth arte&ciencia, ¿cómo lo definirías?

Si te lo tuviera que definir en un ascensor, entre la tercera y la quinta planta, te diría que Alioth es una empresa de comunicación de la ciencia a través de las artes, y que lo hacemos a través de talleres, espectáculos, exposiciones, dinamización de eventos, visitas teatralizadas… y cualquier actividad artística que nos ayude a difundir la ciencia de una forma creativa. Y añadiría que nuestro lema es «acercando mundos».

Pero si pudiera contártelo con más calma, delante de un café, te hablaría de cómo, según la geometría, la mesa de tres patas es la más estable porque se adecúa a cualquier superficie. Te diría que por eso en Alioth todos nuestros proyectos también se apoyan en tres patas: la ciencia, el arte y la educación. Y que el tablero que le da unidad y sentido a todo esto es nuestro compromiso social, un compromiso por el desarrollo individual y comunitario con el que nos planteamos cada uno de nuestros proyectos.

«Todos nuestros proyectos también se apoyan en tres patas: la ciencia, el arte y la educación»

También te diría que en nuestra trayectoria nos hemos hecho “especialistas” en procesos creativos, y que ponemos toda esta experiencia al servicio de las instituciones científicas que quieran conectar con su público de una manera diferente.

Por último, te diría que en Alioth arte&ciencia buscamos llevar la ciencia y el arte allá donde sea necesario.

Tengo la sensación de que cada vez son más las iniciativas que apuestan por la unión entre arte y ciencia, ¿tienes la misma percepción? En vuestro caso particular, ¿por qué apostasteis por ella?, ¿cómo crees que se relacionan ambas disciplinas?

Tienes razón, desde hace unos años el mundo de la divulgación científica ha ido descubriendo poco a poco el poder de las diferentes disciplinas artísticas para conectar con el público, y su capacidad para transmitir conceptos complejos…

Además, el avance de las neurociencias, con el descubrimiento de las neuronas espejo (entre otros hallazgos), también ha sido un impulso para investigar desde la ciencia sobre la manera en la que percibimos y disfrutamos el arte.

«La distinción entre ciencias y letras es artificial, no ha existido siempre»

Pero desde Alioth pensamos que hay que ir más lejos… La distinción entre ciencias y letras es artificial, no ha existido siempre. Es una convención que surge en el siglo XIX cuando se reorganiza el sistema de facultades en la Universidad, y el estudio de la naturaleza —la filosofía natural— se divide entre las ciencias (matemáticas, física, química, biología…) y la filosofía, que se adscribe a la facultad de humanidades.

A mí me parece muy curiosa la expresión «yo soy de letras», que se utiliza en España para excusar cierta incultura científica e incluso la dificultad para hacer cálculos mentales. Pues bien, en el mundo anglosajón no existe una fórmula parecida; allí la frontera entre ciencias y letras es mucho más permeable. En inglés se utiliza left-brain o right-brain dominance, indicando si en tu manera de pensar domina el lado izquierdo (más analítico) o el derecho (más sintético o relacional) del cerebro, pero no es una expresión tan excluyente como la que utilizamos aquí.

En nuestro caso, a los miembros de Alioth nos encanta “utilizar los dos lados del cerebro al mismo tiempo”…

Y en mi caso particular, yo soy astrofísico y director de escena, y me interesan mucho las fronteras, tanto físicas como mentales. Así que, qué mejor que crear un proyecto para investigar sobre las fronteras entre el arte y la ciencia. Ambas disciplinas son complementarias, y no es posible tener una imagen global del mundo prescindiendo de una de ellas.

Fotografía de Alioth Actividades educativas

Fotografía de Alioth
Actividades educativas

¿Cómo fueron los inicios de Alioth? ¿Quiénes formáis parte del proyecto?

Como muchos proyectos, Alioth empezó en la escuela, en particular en la Real Escuela Superior de Arte Dramático de Madrid, en la que yo estudié.

Como proyecto final quise dirigir una obra de teatro que investigara sobre el papel de la ciencia en el mundo actual, y que planteara la necesidad o no de que la ciencia tenga un código ético.

A partir de ahí nos surgió la posibilidad de hacer una campaña de Navidad con un espectáculo de teatro infantil en CosmoCaixa Madrid y, más adelante, unas visitas guiadas y unos talleres para una exposición del Instituto Cervantes y el Instituto de Astrofísica de Canarias.

Poco a poco hemos ido conformando un equipo multidisciplinar integrado por personas del mundo de las ciencias y de las artes, con ganas e interés por explorar sus límites y “utilizar los dos lados del cerebro al mismo tiempo”. Somos físicos, historiadores del arte, músicos, artistas plásticos y escénicos, pedagogos y comunicadores científicos.

Vuestro decálogo de once puntos dice que «Alioth mancha», ¿en qué sentido?

En varios sentidos… En primer lugar, en nuestros proyectos, ya sean talleres, espectáculos, charlas, etc., siempre trabajamos desde las tres dimensiones y los cinco sentidos. Nos encanta que la gente toque, huela y hasta coma… También nos planteamos los procesos de creación desde el trabajo con materiales (pinturas, materiales de desecho, etc.). Todo esto significa que la posibilidad de mancharse con nosotros es real. Pero no hay que preocuparse, cuando llegamos al lugar donde vamos a realizar alguno de nuestros proyectos, lo primero que hacemos es forrar bien la sala y proteger a los participantes…

«Pretendemos dejar una huella en los participantes»

Pero existe otro significado más filosófico. También decimos que la experiencia Alioth mancha porque pretendemos dejar una huella en los participantes, que la experiencia que tengan con nosotros sea significativa, y que cuando vuelvan a su casa le sigan dando vueltas a las nuevas preguntas que les han ido surgiendo con nosotros.

Tenemos los pies bien plantados en la tierra (incluso a veces en el barro), pero no dejamos de mirar al cielo. Por eso en nuestro logotipo unimos las estrellas de la Osa Mayor con una mancha de pintura naranja.

Remitiéndome de nuevo al decálogo: ¿qué transformación provoca en el individuo?

Bueno, no buscamos dar un giro en la vida de nadie,… ¡o sí! Tal vez podamos influir en que alguna niña o algún niño decidan ser científicos después de pasar por una experiencia Alioth, ¡eso nos encantaría!

Pero cuando hablamos de la transformación en nuestro decálogo nos referimos sobre todo a nuestra búsqueda por dejar huella en los que participan en nuestros proyectos.

Cuando un niño toca una nube, o un adulto experimenta cómo olían los expedicionarios de Amundsen, está viviendo una experiencia que le va a transformar. Después de eso algo ha cambiado en su interior, aunque sea algo muy pequeño, como el aleteo de una mariposa…

Y lo importante es que esa transformación la provocamos a través del placer del descubrimiento, que es un placer (como dice Jorge Wagensberg en su libro El gozo intelectual), imprescindible para el aprendizaje.

¿A quiénes están destinados vuestros servicios?

Tenemos desde teatro para bebés de 6 meses a 4 años, hasta proyectos específicos para personas mayores. Es decir, cubrimos a todas las edades posibles. Aunque son los adolescentes a quienes mayor número de proyectos dirigimos.

Para llegar a todos estos públicos trabajamos para museos, Unidades de Cultura Científica y cualquier otra institución científica que quiera hacer llegar sus contenidos de una manera diferente.

También trabajamos para fundaciones y ayuntamientos.

¿Cuál es vuestra labor en el ámbito educativo? ¿La educación une o separa las humanidades y las ciencias?

En Alioth tenemos dos líneas en nuestra área educativa. En primer lugar, hacemos talleres didácticos, ya sea para realizarlos de manera independiente o como complemento de otras exposiciones. En estos talleres abordamos conceptos científicos pero siempre desde un punto de vista artístico.

Por otro lado, trabajamos mucho en la formación del profesorado. Tenemos proyectos en los que formamos en técnicas de creatividad, en el uso del teatro como herramienta educativa, o en la inclusión de las artes en la clase de ciencias… Influyendo sobre el profesorado podemos extender los efectos de nuestras acciones a muchas más personas de las que podríamos acceder directamente.

Por desgracia, la educación está muy compartimentada, tanto en términos del currículo, como en horarios, en claustros o en departamentos. Raras veces se habla de ciencias en una clase de letras, o de artes en una de ciencias.

Desde Alioth abogamos por crear proyectos globales que aúnen a profesores, familiares y alumnos, y que diluyan los límites entre las letras y las ciencias.

alioth_educacion

Fotografía de Alioth
Actividades educativas

¿Qué podéis aportar a un museo?

Básicamente la función que hemos cumplido cuando hemos trabajado en museos es conseguir que la experiencia del visitante sea significativa, que no sea una visita más a un museo más. Para ello hemos hecho visitas guiadas a exposiciones científicas en las que el arte era el punto de partida; hemos hecho visitas guiadas teatralizadas, hemos dinamizado exposiciones, y hemos diseñado materiales didácticos.

«Buscamos que los visitantes vivan “momentos poéticos” dentro del museo»

Buscamos que los visitantes vivan lo que nosotros llamamos «momentos poéticos» dentro del museo, un paréntesis en su cotidianidad que les permita vivir en un mundo diferente durante un rato.

Te pongo un ejemplo: en una exposición sobre las expediciones de Amundsen al Polo Sur y al paso del noroeste hicimos unas visitas guiadas teatralizadas. Además, en los momentos en los que no había visita, nuestros personajes se paseaban entre los pasillos de la exposición como un visitante más, entablando conversaciones uno a uno con las personas que disfrutaban de la exposición, y explicando en primera persona lo que allí se exponía. Uno de esos personajes era Erik Blom, un supuesto cocinero de las expediciones polares.

Fotografía de Alioth Trabajo en museos

Fotografía de Alioth
Trabajo en museos

Pues bien, una tarde en la que no había mucha gente en la exposición, Erik entabló conversación con un visitante, le explicó las aventuras que vivieron los expedicionarios, lo que comían, cómo era su vida… El hombre le miraba con admiración, y le hacía preguntas muy interesado. Finalmente, antes de despedirse, le dijo: «Es usted una persona admirable, con una vida interesantísima, ¿habría una manera de mantener el contacto?». ¡Había entrado tanto en el juego que le proponíamos que había tomado a Erik por un personaje real! Supongo que al poco tiempo se daría cuenta de que había estado hablando con un actor, e incluso sentiría un poco de vergüenza, pero esos quince minutos que vivió en esa exposición son impagables.

¿En qué consiste Teatro para armar y dónde lo realizáis?

Teatro para armar es el origen de Alioth arte&ciencia y uno de nuestros proyectos más importantes. Es una compañía de teatro científico, es decir, producimos espectáculos con una temática científica.

Tenemos tres líneas de actuación. Por un lado creamos espectáculos con el objetivo de comunicar conceptos científicos, ya sea el ciclo del agua, el lugar que ocupamos en el Universo, o cualquier otro tema relacionado con la ciencia que nos planteemos abordar… En segundo lugar, tenemos espectáculos en los que reflexionamos sobre el papel que debe tener la ciencia en el mundo actual. Y por último, tenemos una línea de investigación sobre cómo las últimas teorías científicas pueden influir sobre la dramaturgia moderna y sobre nuevas maneras de hacer teatro.

«Nuestra intención con estos espectáculos es promover el pensamiento crítico»

Lo que buscamos con Teatro para armar no es tanto llevar el teatro a los lugares en los que se hace divulgación científica (cosa que también hacemos), como llevar la ciencia a los teatros, donde rara vez entra.

Nuestra intención con estos espectáculos es promover el pensamiento crítico, por eso el logotipo de la compañía es una pieza de puzle. En ningún momento hacemos propuestas cerradas, sino que le damos a los espectadores las piezas para que ellos se construyan su propia percepción.

Fotografía de Alioth Teatro para armar

Fotografía de Alioth
Teatro para armar

¿Cómo trabajáis en vuestros proyectos sociales?

Alioth social es una parte fundamental para nosotros. En esta área utilizamos todas las herramientas que tenemos y toda nuestra experiencia en proyectos sociales.

Trabajamos con distintos colectivos en riesgo, como personas con discapacidad, inmigrantes o personas mayores, y buscamos su progreso, tanto individual como colectivo, a través de las artes y la ciencia.

Este compromiso social impregna todos los proyectos que emprendemos desde Alioth, que enfocamos desde la inclusión de la diversidad, la multiculturalidad y el respeto por el medioambiente.

Para acabar me gustaría que nos contases los futuros proyectos que tenéis en mente y cómo creéis que será la evolución de Alioth.

Ahora mismo estamos lanzando un programa de formación al profesorado con la consejería de educación de La Rioja sobre arte y creatividad aplicadas.

También nos estamos dando a conocer a las Unidades de Cultura Científica para plantearles proyectos en común.

Además, dentro de poco, nuestra compañía Teatro para armar va a cumplir diez años desde su creación, así que estamos preparando un evento especial para ese aniversario.

Por último, se nos ha metido entre ceja y ceja hacer radio, así que estamos buscando hacer alguna colaboración, e incluso crear algún teatro científico radiofónico.

En Alioth estamos constantemente buscando nuevos proyectos y retos que afrontar. Somos inquietos por naturaleza y nos motiva mucho buscar nuevos formatos para acercar la ciencia a la sociedad. Siempre desde el arte, la educación y el compromiso social.

Daniel Erice

Daniel Erice