Ciencia renacentista para el 2016

Kenneth Josephson

Kenneth Josephson
«Untitled (88-4-235)»
Fuente: www.kochgallery.com – Kenneth Josephson

Estamos de suerte. Este año tendremos un día más para regalaros fascinantes contenidos de ciencia. Un día de propina por ser año bisiesto. Me gusta salir de la rutina, me hastía el orden y la repetición. El «siempre es lo mismo» me enseña sobre mí misma pero me aburre, qué le voy a hacer. Por eso, el simple adjetivo bisiesto me regala un poco de improvisación.

Improvisación que destierro de la meditada, calculada, valorada, analizada y diseccionada estrategia de comunicación de este año. «Si lo que vas a decir no es más bello que el silencio no lo vayas a decir…», qué gran afirmación la que hizo El Último de la Fila allá en el año 1990. Tan buena es que nos la hemos apropiado para encabezar nuestro decálogo. El blog se abre a nuevos colaboradores, escritores y divulgadores de ciencia que, al igual que los que ya forman parte del equipo, saben que en Next Door sólo queremos belleza: belleza en los contenidos y belleza en la forma. Nuestro blog se prepara para convertirse en un aperitivo de cualquiera de nuestros libros. Nada se va a diferenciar del cuidado que ponemos en el papel, todo lo que se publique on line va a tener la calidad suficiente como para saltar a las rotativas. Por otro lado, se organizará la publicación de contenidos en base a una línea editorial concreta. A partir de ahora, los meses serán temáticos y arrancamos con Arte + Ciencia para enero. Los colaboradores de este mes nos han mandado un material exquisito en el que hablan de ciencia a través del arte. O quizá sea más adecuado decir que hablan de belleza a través del arte y la ciencia.

Next Door es el altavoz para decir lo que nunca se ha dicho como nunca se ha escuchado. Vamos a atrevernos con temas y con formas, y vamos a divertirnos haciéndolo. Esto no es una plataforma más de divulgación científica. No vamos a anteponer nunca la cantidad a la calidad. Sacaremos pocos grandes productos al año, tanto en papel como en el medio digital. Tampoco apostaremos por titulares o contenidos sensacionalistas que corran el riesgo de faltar a la verdad. Creemos en la intersección entre humanismo-ciencia para elaborar el contexto más adecuado. Exploraremos nuevas formas de decir y nuevos senderos que investigar. Daremos especial protagonismo a la obra del escritor, científico o divulgador, a su pasión, al trabajo elaborado, pensado y reflexionado con detenimiento. Queremos inducir al lector a observar la realidad de una forma más reflexiva y sosegada, y para ello haremos que nuestros textos tengan un discurso narrativo equilibrado y estético. Huiremos del lenguaje soez. Haremos que los artículos del blog formen un discurso literario-visual-divulgativo coherente, apostaremos por las referencias literarias, o de cualquier ámbito artístico. En definitiva, haremos que el espíritu que reine sea el renacentista.

Esto ha sonado a propósitos ¿verdad? Pues sí, es posible que lo sean aunque yo prefiero llamarlos objetivos. Los propósitos son aquellos que se hacen para no cumplirse, ya sabéis: dejar de fumar, adelgazar e ir al gimnasio a rompernos las piernas en las cintas de cardio. No. Este no es el caso aquí. Empezamos el año con mucha ilusión y con planes elaborados. Iremos descubriendo nuestras intenciones poco a poco, como debe ser para que sepa mejor. Los suscriptores siempre irán un paso por delante. Este jueves ya recibirán la newsletter con algunos contenidos sorpresa y la posibilidad de llevarse un ejemplar de nuestro primer libro. La verdad es que la oferta para el suscriptor es alucinante, para qué engañarnos. Lo es porque, además de todo lo que van a recibir, es gratis, para suscribirse no hay que pagar un euro. Nos interesa tener una relación más cercana con vosotros, estamos empezando y todo el feedback es necesario. Esto lo conseguimos con vuestros mails. Sí, suena mal, sabemos que es como pediros el teléfono pero ¡eh! vais a poder acceder a capítulos de libros, libros enteros, entrevistas exclusivas, … y no sigo porque me cargo el efecto sorpresa y no es plan.

Gracias a los que seguís aquí y gracias a los recién llegados.

Ahí va un beso para cada día del año. Estáis de suerte, ya dije que era bisiesto.